lunes, 22 de febrero de 2010

el mundo sigue ahí, amor























a Dayi-O




salimos de la casa
para cerciorarnos
de que el mundo seguía ahí
caminamos despacio
en silencio
de la mano

en la plaza buscamos
a nuestros amigos
y al gato pardo babeador
que al pasar
nos exige la palma
para su lomo

doblamos en Seminario
dejamos detrás
a los chinos insomnes
para llegar al país
de los usureros liliput

una luquita en el bolsillo:
pan y cigarrillos



doblamos en Bustamante
a medio camino
ella se agacha
toma el papel
y me lo pasa:
la luquita de la gracia

volvimos callados
a la plaza
nos sentamos
prendimos un cigarro
sólo uno
y fumamos


la Negra se larga a llorar
despacito
como quien no quiere deschavarse
y me confiesa:
es que me da pena...

5 comentarios:

D. Riveaud dijo...

Ese día aprendimos que no hay poder económico que nos separe.

Gracias vida por compartir aquellos momentos. Que si bien no son gratos son muy SIGNIFICATIVOS

Becho cochecho

Natalia Alabel dijo...

Me encanta la imagen del header. Es el san martín, no?

Che Pereyra dijo...

NO, no es el san martin. Es el Roca.. el que va para el sur, para avellaneda y esos lugares. Por ahí donde vivía yo.

malaimagen dijo...

compa, encontré muy lindo este texto, pero no me atreví a opinar, lo encontré muy de ustedes (bueno, ahora me atrevo)... un abrazo y mucho aguante!!

Che Pereyra dijo...

Mr. M, usté opine cuanto quiera. A mí me hace muy feliz saber qué pensás!!!

Abrazo colega!!!!

Seguidores

Creative Commons License Esta obra
es publicada bajo una

Archivo del blog